sábado, 16 de febrero de 2008

¿Obsesión por los detalles?

Con el tiempo he descubierto que poseo cierta fijación por detalles que al perecer nadie nota, para mi el diseño y la presentación de un producto tienen la misma importancia que el producto en sí. Esto me pasa con casi todas las cosas de uso diario (papeles, boligrafos, zapatos) pero cuando se trata de comida y en particular de repostería reconozco que a veces me paso de la raya, al punto de no ser capaz de comprar un libro de recetas si las fotos que aparecen él no logran hacerme agua la boca.
Sin ir muy lejos esta semana preparé rosquitas de anís y las llevé a la oficina (excelentes para acompañar con café o té) . Las coloqué en bolsitas transparentes y las envolví en papel dorado, pedí a Juan que me diseñara un logo y bueno, aquí está el resultado.


Alguien en la oficina me preguntó porque me molesté tanto en unas rosquitas, y yo conteste: "es que simplemente no pude evitarlo"

Publicar un comentario